En busca de la FELICIDAD…

 EN BUSCA DE LA FELICIDAD

buscando

 

A lo largo de mis muchos años impartiendo cursos de crecimiento personal, he podido comprobar que una gran mayoría de las personas pone la FELICIDAD como un objetivo o meta a lograr, es decir, como algo que está lejos, a veces inalcanzable, algo fuera de uno mismo. Por ello muy poca gente la consigue… por mucho que busquen.

La FELICIDAD está dentro de nosotros mismos, por ello, como dijo Lord Byron, ” con su mente, hay quien hace de un infierno un cielo y de un cielo un infierno”…

La FELICIDAD no debemos buscarla; la FELICIDAD la tenemos depositada en nuestra cuenta de la vida desde que nacemos, como una cuenta bancaria, de la que se extrae lo que uno ha depositado en ella.                

La infelicidad no viene de la realidad, sino de los deseos y de las ideas equivocadas. Para ser feliz no has de hacer nada ni conseguir nada, sino deshacerte de falsas ideas, ilusiones y fantasías que no te dejan ver la realidad: la realidad que tú mismo  creas día a día con tu pensamiento y tu mapa del mundo.

Tú ya eres Felicidad y Amor en ti mismo, pero no lo ves porque estás dormido. Tu dispones de toda la felicidad que seas capaz de desarrollar, de generar, de disfrutar. Dios es la Verdad, la Felicidad y la Realidad y Él es la fuente siempre dispuesta para llenarnos si libremente nos abrimos a Él.

Si no crees en Dios, pero crees en ti mismo, que viene a ser igual, descubrirás que la felicidad depende solamente de tu ACTITUD ante la vida: puedes elegir ser feliz a pesar de… o bien gracias a…. pero eres tú siempre quien decide qué quieres sentir.

“Lo importante no es lo que te pasa, sino lo que TÚ HACES con lo que te pasa.” 

Un cuento: El Cuarto de la Anciana

La señora Pepita, bien equilibrada y orgullosa dama de 92 años de edad, completamente lista cada mañana a las 8 en punto, con su cabello peinado al estilo de peluquería y un maquillaje perfectamente aplicado, aún siendo casi ciega, se mudó hoy para un asilo de ancianos. El que había sido su marido durante 70 años, había muerto recientemente, obligando a que esta mudanza fuera necesaria.

Después de muchas horas de esperar pacientemente en la recepción del asilo de ancianos, ella sonrió muy dulcemente cuando le avisaron que su habitación estaba lista. Mientras maniobraba su andador hacia el ascensor y yo le iba dando una descripción detallada de su pequeño cuarto, incluyendo las sábanas y cortinas que habían sido colgadas en su ventana, dijo:

– Me encantan, con el entusiasmo de un chiquillo de 8 años al que acaban de mostrar un nuevo cachorro.

– Sra. Pepita, usted aún no ha visto el cuarto… espere.

-Eso no tiene nada que ver contestó. La felicidad es algo que uno decide con anticipación. El hecho de que me guste mi cuarto o no me guste, no depende de cómo esté arreglado el lugar, depende en cómo yo arregle mi mente. Ya había decidido de antemano que me encantaría. Es una decisión que tomo cada mañana al levantarme. Estas son mis posibilidades: puedo pasarme el día en cama, enumerando las dificultades que tengo con las partes de mi cuerpo que ya no funcionan, o puedo levantarme de la cama y agradecer por las que sí funcionan. Cada día es un regalo y, durante el tiempo que mis ojos se abran, me enfocaré en el nuevo día y en las memorias felices que he guardado en mi mente… sólo en este momento de mi vida. La felicidad es como una cuenta bancaria… uno extrae de lo que ha depositado en ella.

Entonces, mi consejo para ti sería que deposites gran cantidad de felicidad en la cuenta bancaria de tus recuerdos.

Por ello, la felicidad no es nunca un objetivo, sino un RESULTADO. Muchas personas tienen una lista tan larga de todo cuanto necesitan para ser felices, que es lógico que siempre les falte alguna de ellas o más de una!  Son las personas que se focalizan en LO QUE LES FALTA, en vez de agradecer y valorar lo que ya tienen.

Y lo primero que olvidan es que tienen la suerte de ESTAR VIVOS UN DÍA MAS, así que, a partir de ahora, cada nuevo día al levantarte, repite “Gracias, gracias, gracias” porque tienes ante ti todo un nuevo día para ser feliz y estrenarlo como si fuese el primer día del resto de tu vida… o quizás el último¡

Disfruta y sé feliz. Es una decisión y está en tu mano.

Inma Capó

Sobre el Autor: Inma Capó

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.