La Educastración al poder

educacion

España, a la cola de la educación, como siempre.

 

“Dios perdona. La ignorancia no.”

Por si no se han enterado, queridos lectores, España está la segunda por la cola en nivel cultural y educativo en Europa, siendo Finlandia la nº 1. Y por provincias, Andalucía está la última, rozando el índice del más absoluto analfabetismo e incultura, según los resultados académicos que nuestros jóvenes consiguen en los exámenes en nuestro país.
No será porque no nos demos cuenta, los algunos pensantes, de cómo los poderes fácticos, ergo, politiquillos de tres al cuarto, manejados por los cuatro jinetes del Apocalipsis financiero mundial (léase Bill Gates, Rockefeller & Co.) van haciendo todo lo necesario para lograr lo que debieron ser en su momento, digo yo, consejos de Maquiavelo a su Príncipe y que se han convertido en las reglas de oro de todo político que se precie:

1º) Mantener al pueblo ignorante
2º) Divide y vencerás

Lo primero siempre dará como resultado lo segundo y así vamos, siglo tras siglo, década tras década, año tras año, sufriendo desde la conciencia del darse cuenta y desde el dolor espiritual que da la impotencia de no poder hacer nada al respecto más que acogernos al único derecho que nos han dejado: el derecho al pataleo (creo que todavía no nos han quitado la libertad de expresión, espero…), aguantando el tirón de la sociedad del miedo, del victimismo, de las crisis que, como las epidemias controladas, nos sueltan y organizan cada tanto tiempo para que no nos creamos que el estado de bienestar es algo a lo que tenemos derecho los de a pie.

No será tampoco porque no lo venga yo diciendo y escribiendo, desde que, hace casi ya 20 años, inicié mi andadura vocacional de tratar por todos los medios a mi alcance de resucitar a algunos de los muertos mentales que nos rodean en este mundo de zombies alienados por la educastración, medicalizados por el sistema y descerebrados por la TV, y de despertar a algunos de los moribundos que claman porque se les eche una mano y se les abran los ojos de una vez para ayudarles a salir de esta nauseabunda y superficical mediocridad.

Con ese y no otro fin, es para lo que yo uso la PNL en toda su profundidad y alcance, amén de muchas otras técnicas y conocimientos que poseo y todo lo que se me ocurre, que es bastante.
Pero no soy yo sola, menos mal, y para remitirme a las pruebas, sugiero leáis mis artículos en mi web, mi libro “Retorno al Paraíso. El Despertar” y ahora, para más apoyo popular, el artículo de Arturo Pérez Reverte, que no tiene desperdicio, y que, dada su profesión y pluma, tiene la ventaja de llegar al público en general de una manera más oficial, extensa y aplaudida.

Y como su estilo entronca perfectamente con el mío -–todo sea dicho desde mi humildad de escritora anónima—he pensado que ayudaría a muchos a que se den cuenta de cómo nuestra mentalidad no solo no evoluciona, sino que involuciona, y el Sistema ayuda a ello con todo su poder porque debe ser uno de sus objetivos fundamentales.
Lo leí ha poco en el XLSemanal y, cómo no, me tocó la fibra como todo aquello que atañe a mis valores y a la sociedad en la que vivo y de la que –sin poderlo evitar– formo parte.

Helo aquí:

http://www.xlsemanal.com/web/firma.php?id_firma=5150&id_edicion=2687

Para los que no les funcione el link, o se les haya caído el sistema o cualquier otra escusa, aquí lo pongo enterito, sin quitarle ni una coma.

No quiero parafrasear al autor haciendo alusión a ciertos aditamentos fisiológicos, tanto sean masculinos como femeninos o a otros que consideren ustedes de mayor interés, pero, eso sí: como personas preparadas que somos —mucha titulitis, mucha PNL y mucho Coaching, pero no veo yo que ello sea el mascarón de proa para una gran mayoría… —les conmino a que lo lean, lo divulguen y trasciendan, porque de los cobardes nada se ha escrito y hacen falta muchas más plumas que las nuestras para reescribir la historia de un modo menos vergonzoso e indigno.

(Una vez me dijo un colega, eso si, en sotto voce, “Inma, tú eres la única mujer que conozco con un par de cojones y políticamente incorrecta.” Real y merecido elogio que agradecí en lo que vale. También otro alumno me dijo: “Inma, tú no despiertas las conciencias: tú resucitas a los muertos.” Y en ello estoy…)

Que ustedes lo disfruten, queridos lectores.

Inma Capo – Directora.

Artículo de Arturo Pérez-Reverte publicado en XL-Semanal.


PERMITIDME TUTEAROS, IMBÉCILES

Cuadrilla de golfos apandadores, unos y otros. Refraneros casticistas analfabetos de la derecha. Demagogos iletrados de la izquierda. Presidente de este Gobierno. Ex presidente del otro. Jefe de la patética oposición. Secretarios generales de partidos nacionales o de partidos autonómicos. Ministros y ex ministros -aquí matizaré ministros y ministras- de Educación y Cultura. Consejeros varios. Etcétera. No quiero que acabe el mes sin mentaros -el tuteo es deliberado- a la madre. Y me refiero a la madre de todos cuantos habéis tenido en vuestras manos infames la enseñanza pública en los últimos veinte o treinta años. De cuantos hacéis posible que este autocomplaciente país de mierda sea un país de más mierda todavía. De vosotros, torpes irresponsables, que extirpasteis de las aulas el latín, el griego, la Historia, la Literatura, la Geografía, el análisis inteligente, la capacidad de leer y por tanto de comprender el mundo, ciencias incluidas. De quienes, por incompetencia y desvergüenza, sois culpables de que España figure entre los países más incultos de Europa, nuestros jóvenes carezcan de comprensión lectora, los colegios privados se distancien cada vez más de los públicos en calidad de enseñanza, y los alumnos estén por debajo de la media en todas las materias evaluadas.

Pero lo peor no es eso. Lo que me hace hervir la sangre es vuestra arrogante impunidad, vuestra ausencia de autocrítica y vuestra cateta contumacia. Aquí, como de costumbre, nadie asume la culpa de nada. Hace menos de un mes, al publicarse los desoladores datos del informe Pisa 2006, a los meapilas del Pepé les faltó tiempo para echar la culpa de todo a la Logse de Maravall y Solana -que, es cierto, deberían ser ahorcados tras un juicio de Nuremberg cultural-, pasando por alto que durante dos legislaturas, o sea, ocho años de posterior gobierno, el amigo Ansar y sus secuaces se estuvieron tocando literalmente la flor en materia de Educación, destrozando la enseñanza pública en beneficio de la privada y permitiendo, a cambio de pasteleo electoral, que cada cacique de pueblo hiciera su negocio en diecisiete sistemas educativos distintos, ajenos unos a otros, con efectos devastadores en el País Vasco y Cataluña. Y en cuanto al Pesoe que ahora nos conduce a la Arcadia feliz, ahí están las reacciones oficiales, con una consejera de Educación de la Junta de Andalucía, por ejemplo, que tras veinte años de gobierno ininterrumpido en su feudo, donde la cultura roza el subdesarrollo, tiene la desfachatez de cargarle el muerto al «retraso histórico». O una ministra de Educación, la señora Cabrera, capaz de afirmar impávida que los datos están fuera de contexto, que los alumnos españoles funcionan de maravilla, que «el sistema educativo español no sólo lo hace bien, sino que lo hace muy bien» y que éste no ha fracasado porque «es capaz de responder a los retos que tiene la sociedad», entre ellos el de que «los jóvenes tienen su propio lenguaje: el chat y el sms». Con dos cojones.

Pero lo mejor ha sido lo tuyo, presidente -recuérdame que te lo comente la próxima vez que vayas a hacerte una foto a la Real Academia Española-. Deslumbrante, lo juro, eso de que «lo que más determina la educación de cada generación es la educación de sus padres», aunque tampoco estuvo mal lo de «hemos tenido muchas generaciones en España con un bajo rendimiento educativo, fruto del país que tenemos»
Dicho de otro modo, lumbrera: que después de dos mil años de Hispania grecorromana, de Quintiliano a Miguel Delibes pasando por Cervantes, Quevedo, Galdós, Clarín o Machado, la gente buena, la culta, la preparada, la que por fin va a sacar a España del hoyo, vendrá en los próximos años, al fin, gracias a futuros padres felizmente formados por tus ministros y ministras, tus Loes, tus educaciones para la ciudadanía, tu género y génera, tus pedagogos cantamañanas, tu falta de autoridad en las aulas, tu igualitarismo escolar en la mediocridad y falta de incentivo al esfuerzo, tus universitarios apáticos y tus alumnos de cuatro suspensos y tira p’alante. Pues la culpa de que ahora la cosa ande chunga, la causa de tanto disparate, descoordinación, confusión y agrafía, no la tenéis los políticos culturalmente planos. Niet. La tiene el bajo rendimiento educativo de Ortega y Gasset, Unamuno, Cajal, Menéndez Pidal, Manuel Seco, Julián Marías o Gregorio Salvador, o el de la gente que estudió bajo el franquismo: Juan Marsé, Muñoz Molina, Carmen Iglesias, José Manuel Sánchez Ron, Ignacio Bosque, Margarita Salas, Luis Mateo Díez, Álvaro Pombo, Francisco Rico y algunos otros analfabetos, padres o no, entre los que generacionalmente me incluyo.
Qué miedo me dais algunos, rediós. En serio. Cuánto más peligro tiene un imbécil, que un malvado. “

Para mayor abundamiento, cito a continuación a otro gran autor, Carlo M. Cipolla, quien en su ensayo “Allegro ma non troppo” hace un estudio profundo a la par que ameno, de cómo y por qué la estupidez alcanza los más altos cargos en el poder. Os lo recomiendo. Es un libro pequeño y de fácil lectura. “Esencialmente, los estúpidos son peligrosos y funestos, porque a las personas razonables les resulta difícil de imaginar y entender un comportamiento estúpido” (p.75) [] “Contra la estupidez, hasta los mismos dioses luchan en vano” (p.77).

Y no te pierdas este video:
http://video.google.com/videoplay?docid=-9133846744370459335&hl=es

ni estos tampoco, que son el ejemplo a seguir para todos y a tomar en cuenta en la educación:
http://blogs.periodistadigital.com/electroduende.php/2007/09/19/emiliocalatayud_menores8794

http://www.youtube.com/watch?v=gOhzaM48mwA

 

 

296 visitas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies