OBJETIVO: La Felicidad

Einstein2

 

 “La felicidad es muy difil hallarla dentro de uno mismo, e imposible en otra parte”.

 

¿Por qué a la mayoría de la gente le cuesta tanto ser feliz? ¿Por qué lo ven como algo inalcanzable, utópico, fuera de su control, casi un imposible?  ¿Por qué cuando les pregunto si son felices, la gran mayoría suspira, mira al cielo, deja caer sus hombros como si estuviera soportando un gran peso y deja escapar un ¡ay, hija mía, eso de ser feliz es solo para algunos privilegiados¡?

Bien, pues será cuestión de estudiar a esos privilegiados, a ver cómo consiguen ser felices, porque puede que sea una estrategia digna de ser patentada. Pero mientras tanto, hagamos un sencillo resumen:

 

  • Veamos cómo  se consigue NO ser feliz:

Lo primero que observo en mis cursos es que mucha gente pone la palabra FELICIDAD entre sus valores y en sus objetivos.  Al tenerla en su lista de valores, es decir, como algo importante a conseguir, significa que todavía no lo han alcanzado, porque en cuanto uno lo alcanza, y ya ES feliz, esa palabra desaparece de su escala de valores puesto que ya lo ha alcanzado.

Al ponerla como un objetivo, ocurre lo mismo: es algo a futuro, es una meta a lograr, a corto, medio o largo plazo, según decida la persona en su planificación, por lo cual sigue estando fuera de sí mismo, allá a lo lejos, como algo hacia lo que hay que ir, como una “zanahoria” a lograr, y sólo entonces, cuando haya ocurrido esto y aquello y todo lo demás de mi lista, entonces y sólo entonces, por fin ¡seré feliz!

Según la lista de objetivos a lograr para lograr comerse la zanahoria de la felicidad, ésta puede demorarse durante décadas o toda una vida; por ejemplo, si para ser feliz es necesario:

  1. Que los niños se hagan mayores y abandonen el hogar
  2. Divorciarme (o separarme, etc.)
  3. Volver a tener una nueva pareja porque entonces sí que funcionará
  4. Cambiar de trabajo
  5. Que se acabe la crisis
  6. Que a mi jefe le dé un infarto
  7. Que mi suegra se muera, a ver si mi marido hereda por fin
  8. Que gane mi partido o mi equipo favorito siempre
  9. Vivir en una casa de ensueño como en las películas… etc. etc.
  10. Que me toque la lotería (si es que no se me olvida jugar…)

puede que nunca lo consigas ya que muchas de esas cosas que te faltan para ser feliz no dependen de ti, o puede que te mueras  antes y te pierdas el disfrute de todos los eventos mencionados.

Este es el error de base en la búsqueda de la felicidad:  la felicidad NO ES UN OBJETIVO ni un VALOR:  la felicidad es UN RESULTADO.

Es un resultado que proviene de una toma de decisión. La Felicidad es una elección, una actitud, una predisposición. Como dice Bill Smith: “Yo he decidido ser feliz porque es bueno para mi salud”.

 

  1. Veamos cómo se hace para ser feliz:

Los privilegiados son felices por las siguientes razones:

Agradecen y disfrutan de todo –poco o mucho- que tienen y lo comparten con los demás de alguna forma.

Su actitud entonces es optimista y positiva, y esa energía la irradian alrededor de forma automática, por lo que es muy grato hablar y estar con ellos.

Aceptan lo que les ocurre, tratando de solucionar lo que no funciona de la mejor forma posible y extrayendo siempre una enseñanza útil de toda circunstancia o situación.

Se rodean de sus iguales, por lo cual la energía positiva se multiplica.

Valoran y agradecen todo lo que tienen (felicidad), en lugar de quejarse de lo que no tienen o de lo que les falta (infelicidad).

Agradecen cada día el hecho de estar vivos, que es lo más importante.

Son personas resilientes, capaces de hacer frente a todo tipo de problemas sin hundirse y saliendo de los mismos más fuertes que antes.

Son felices porque, pase lo que pase, han decidido serlo. El resultado pues de esa decisión y de esa actitud, que produce bienestar, energía positiva y sensación de plenitud, de estar “haciéndolo bien”, se llama FELICIDAD.

Tan fácil como eso.

Aquí te doy algunos pasos para pasar a la acción y lograr sentirte feliz cuanto antes:

En primer lugar, define por ti mismo las actividades que tú realmente amas y disfrutas, en el hogar y el trabajo, y luego organiza tu vida para hacer el máximo de todas ellas.

En segundo lugar, cree en ti mismo y confia en tus propios sentimientos. Entonces, por favor, disfruta al menos con todo lo que te de placer a ti mismo, en todas las cosas.

En tercer lugar, determina qué es lo que tú sueles hacer que trae más felicidad a los demás y luego organiza tu vida de modo que puedas repetir todo aquello que te da placer, te gusta y te hace feliz para hacer más de lo mismo todo el tiempo que puedas.

Y por último, recordar siempre:  La persona más importante de TU VIDA eres TÚ.  Porque nadie más que tú puede vivir tu propia vida.

¡Que seas muy feliz!

Inma Capó

679 visitas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies